Cómo pintar muebles

Si hacemos caso de lo que Google nos indica, “Cómo pintar muebles” es una de las cuestiones más buscadas por los amantes del bricolaje casero. Son muchos los que se lanzan a darle nueva vida al mobiliario de casa mediante la pintura, una forma sencilla, barata y rápida de conseguir que muebles que habían quedado desfasados vuelvan a estar de actualidad. Pero, pese a su sencillez, nunca está de más conocer unos cuantos trucos como los que a continuación os traemos para conseguir el mejor resultado posible.

Cómo pintar muebles

Si bien posteriormente daremos una serie de consejos específicos según el tipo de material del que esté hecho el mueble, los primeros pasos son siempre los mismos: preparar la superficie. Para ello comenzaremos por limpiar el mueble con un paño humedecido en una solución de agua con jabón para eliminar el polvo y cualquier resto de suciedad.

Además hay que prestar atención a los posibles desperfectos que presente el mueble, ya que cuando seque es el momento de proceder a repararlos, tapando pequeños desperfectos con masilla o ajustando piezas que estuvieran sueltas. En cualquier caso, una vez hecho esto, la siguiente tarea es lijar la superficie, un paso fundamental a la hora de cómo pintar muebles.

Cómo pintar muebles

El lijado debe ser minucioso. Para tal fin conviene usar, en primer lugar, una lija de grano grueso y a continuación dar una segunda pasada con un papel de grano más fino. De esta manera se consigue mejorar la porosidad de la superficie, lo que ayuda a que la nueva pintura impregne mejor.

Para asegurarnos de que no haya ningún problema de agarre con la nueva pintura, antes de proceder a aplicarla, daremos una capa de imprimación selladora, que dará uniformidad a la superficie y hará que los nuevos colores resalten mucho más.

A partir de este punto ya resulta importante prestar atención al material del que esté hecha la pieza.

En el caso más habitual, el de la madera, estos muebles presentan las ventaja de que toleran perfectamente casi cualquier tipo de pintura por lo que podremos elegir entre multitud de opciones según nuestras preferencias. Sin embargo, en el caso de los muebles de melamina, la situación cambia, ya que si no escogemos el tipo de pintura adecuado corremos el riesgo de que ésta se descascarille y termine por caerse al poco tiempo.

Para evitar problemas, si se trata tanto de cómo pintar muebles de madera como de melamina, la mejor opción será el esmalte al agua, ya que se muestra muy duradero sobre ambos materiales y permite trabajar en interiores. Sólo en caso de que se trate de un mueble de madera que vaya a estar a la intemperie debe descartarse completamente el esmalte al agua y decantarnos por un esmalte acrílico sintético mucho más resistente a la climatología.

También existe otra posibilidad que está teniendo mucho éxito últimamente: la pintura a la tiza. Da un muy buen resultado en casi cualquier tipo de muebles y cuenta con la ventaja de que no es necesario dar una mano previa de imprimación selladora para que el trabajo quede bien. Eso sí, a su vez presenta el inconveniente de que necesita protegerse con ceras especiales para mejorar la protección del mueble.

Con independencia del tipo de pintura escogido, para su aplicación nos ayudaremos de un rodillo para las superficies lisas y de una brocha para los rincones más difíciles, aplicando al menos un par de manos antes de poder dar el trabajo por concluido, y respetando el tiempo de secado entre capas que marque el fabricante.

Si seguís estos consejos el cómo pintar muebles no tendrá ningún secreto para vosotros.

Valora este artículo

¿Qué opinas tú?