Cómo pintar gabinetes de cocina

Pintar los gabinetes de cocina puede ser un modo rápido y barato de renovar la imagen de esta estancia. Pero ciertamente resulta más trabajoso que pintar otro tipo de muebles o superficies, ya por lo general, hay que desmontar puertas, cajones y estanterías para poder pintar correctamente cada pieza por separado.

Al margen de ese inconveniente no hay grandes diferencias entre cómo pintar gabinetes de cocina y hacerlo con otras superficies. Al igual que en muchos otros casos, el paso inicial corresponde a la limpieza y eliminación de rastros de polvo, grasa u otros residuos, y una vez realizada ésta, se procede al lijado. Habrá que tomar cada cajón, puerta o estantería y lijarla a conciencia para preparar la superficie y que pueda agarrar de forma consistente la pintura que vayamos a aplicar.

Cómo pintar gabinetes de cocina

Después de lijar, se elimina todo el polvo con un trapo humedecido en alcohol y se deja secar cada pieza. Una vez seca, ya están listas para ser pintadas. En determinados casos puede ser necesario aplicar una capa base para asegurar un mejor agarre de la pintura.

La pintura que mejor resultado va a ofrecer a la hora de pintar gabinetes de cocina es cualquiera que tenga una base de aceite, ya que no sólo protege la superficie, sino que además permite que los gabinetes se limpien fácilmente, un aspecto muy importante en el mobiliario de una estancia como ésta que va a sufrir el efecto de humos y salpicaduras frecuentemente.

La pintura puede aplicarse mediante rodillo o brocha, aunque hay que tener cuidado especial a la hora de pintar las zonas más complicadas como esquinas o bordes. Para ello se recomienda emplear rodillos de espuma de pequeño tamaño o en su defecto, brochas pequeñas. Las capas han de ser finas con objeto de que no aparezcan pinceladas visibles que puedan estropear el resultado final

Finalizada la primera capa será necesario dejar secar un mínimo de 4 horas antes de aplicar la siguiente, y repetir esta operación por lo menos 2 veces para conseguir que el acabado sea perfecto, aunque en algunos casos pueden aplicarse hasta 4 capas.

Con todo este proceso realizado, sólo restaría volver a montar los gabinetes y observar con satisfacción el resultado de nuestro trabajo.

Saber cómo pintar gabinetes de cocina nos puede ahorrar una buena cantidad de dinero, ya que permite renovar la apariencia de esta estancia y alargar los plazos en los que tengamos que sustituirla por completo.

Cómo pintar gabinetes de cocina
Valora este artículo

¿Qué opinas tú?