Cómo pintar rosas en tela

Si queremos aprender cómo pintar rosas en tela, tendremos que poner en práctica dos de los ejercicios más clásicos de la pintura: pintar rosas y pintar sobre tela.

Las rosas pueden parecer a primera vista flores complicadas a la hora de plasmarlas en nuestros cuadros, pero lo cierto, es que una vez se aprende a seguir unos pasos básicos en su diseño, resultan bastante sencillas de hacer y suelen dar muy buen resultado.

Cómo pintar rosas en tela

Por otra parte, pintar sobre tela nos permite trabajar con prendas que luego podremos lucir y enseñar a nuestros amigos. Una manera fácil y divertida de conseguir darle un toque diferente y único a nuestra cocina o baño, decorándolos nosotros mismos con diseños propios.

Para poner en práctica la técnica que nos llevará a dominar cómo pintar rosas en tela necesitaremos lo siguiente: tela granite blanca, papel carbón para tela, un bolígrafo sin tinta, una base de cartón y dos pinceles chatos de cerda recortada de los números 5 y 8 y otro redondo sintético del número 1. Aparte, para nuestras rosas, vamos a usar pintura tierra quemada, rojo vivo, amarillo oro, sepia, verde oliva, negro y blanco.

Una vez tengamos los materiales listos, comenzamos por lavar y planchar la prenda. Cuando se seque, transferiremos el diseño elegido a la tela mediante el papel carbón y el bolígrafo sin tinta apoyando la prenda sobre la base de cartón.

Cómo pintar rosas en tela

Los pintores novatos encontrarán mucho más sencillo llevar esto a cabo siguiendo los pasos que se señalan a continuación

  1. En primer lugar pintamos la base de la rosa con rojo vivo usando el pincel chato del número 5.
  2. Oscurecemos la zona central de la rosa con una mezcla de rojo y tierra quemada.
  3. Usamos el mismo color para pintar las sombras de los pétalos inferiores.
  4. Con el pincel redondo damos pequeños toques de amarillo oro en el centro de la rosa.
  5. Remarcamos los bordes doblados con amarillo oro.
  6. Intensificamos las sombras entre los pétalos usando el color tierra quemada.
  7. Para pintar las hojas de la rosa mezclaremos sepia y verde oliva en la misma proporción y usaremos el pincel recortado del número 5.
  8. Las zonas de sombra de las hojas se pintarán mezclando una pizca de negro con sepia y las de luz con blanco.
  9. Para el tallo usaremos el pincel del número 8 y la pintura sepia.
  10. Con el mismo pincel, tomaremos un poco de tierra quemada y añadiremos pequeñas ramitas y matizaremos las hojas.
  11. Dejar secar.
Valora este artículo

¿Qué opinas tú?