Cómo pintar techos

Cada vez son más los que se lanzan a realizar las pequeñas reparaciones y mejoras en casa . Y entre estas tareas, una de las más habituales probablemente sea la de pintar alguna habitación . Es por eso que, si no lo has hecho nunca, vamos a detallarte los pasos para saber cómo pintar techos  y obtener resultados similares a los de los profesionales.

como pintar techos

Pintar los techos de casa no es especialmente complejo, pero resulta conveniente saber qué procedimiento seguir para obtener el mejor resultado posible y, sobre todo, manchar cuanto menos mejor.

El paso fundamental a la hora de pintar un techo se da antes siquiera de haber tocado el rodillo, y es preparar la estancia. Cuanto mejor preparemos la estancia más rápido pintaremos. Cubriremos muebles pesados y el suelo con plásticos o sabanas viejas, los muebles pequeños los retiraremos para facilitar nuestros movimientos y colocaremos cinta de carrocero allí donde sea necesario.

Tras este paso previo comenzamos a preparar el techo, reparando desperfectos con masilla y tapando humedades, para lo que aplicaremos alguna pintura base específica para esa tarea. Una vez seca la masilla, la lijaremos suavemente para darle uniformidad y retiraremos el polvo con un trapo ligeramente húmedo.

Hecho esto es cuando podemos comenzar a pintar el techo. Para ello empezaremos desde los bordes y nos iremos dirigiendo paulatinamente hacia el centro. Así, usaremos primero una brocha para pintar la zona cercana al ángulo que forma el techo con las paredes. Esto es muy importante, pues si usamos directamente el rodillo podremos encontrarnos con zonas donde no hemos aplicado bien la pintura.

Además, resulta conveniente empezar a pintar desde la zona más cercana a la ventana de la habitación (si existe y fuera posible), ya que de esta forma podremos ir viendo por los reflejos qué zonas hemos pintado y así evitaremos dejar huecos.

Pintado todo el perímetro, daremos una primera mano con el rodillo. Lo haremos siguiendo líneas verticales, sin presionar excesivamente (podríamos provocar desconchones), dejando que deslice.

Una vez pintado todo el techo, dejaremos secar antes de proceder a dar una segunda mano. En esta ocasión lo haremos siguiendo líneas horizontales, transversales a las de la primera mano. De esa forma la pintura se distribuirá de forma uniforme por toda la superficie.

Finalmente, si notásemos alguna zona desparejada la corregiremos usando un rodillo pequeño, nunca una brocha.

Con esta sencilla guía sobre cómo pintar techos, seguro que obtendrás resultados dignos de un profesional.

Cómo pintar techos
Valora este artículo

¿Qué opinas tú?