Cómo pintar una bicicleta

Las bicicletas clásicas están de moda. En muchas ciudades se han convertido en el medio de transporte más habitual y cada vez son más los que están recuperando viejas bicicletas de trasteros o comprándolas de segunda mano. El problema es que estas bicicletas suelen estar algo deterioradas y necesitan una buena mano de pintura para que vuelvan a lucir geniales. Por eso, hoy os traemos este texto donde detallamos paso a paso cómo pintar una bicicleta, para que quede como nueva.

Cómo pintar una bicicleta

Pintar una bicicleta es un proceso que requiere de tiempo. El simple desmontaje del cuadro ya supone una tarea compleja a la que hay que prestar mucha atención por la cantidad de piezas que hay que quitar para volver a poner posteriormente. El objetivo es dejar el cuadro prácticamente desnudo, solamente con el pedalier y la tija del sillín, los cuales protegeremos con papel para que no se manchen de pintura.

Si la pintura original está en buenas condiciones, basta con desengrasarla a fondo, usando un trapo humedecido en alcohol, y se podrá aplicar la nueva capa de pintura encima sin mayores problemas.

Pero si presenta síntomas de oxidación o queremos conseguir un acabado más profesional, entonces habría que decapar la pintura original. Esto lo haremos con ayuda de un cepillo circular de cerdas de acero, para a continuación dar un buen lijado que elimine impurezas y deje la superficie totalmente lisa. Al igual que en el caso anterior, llegados a este punto habría que desengrasar el cuadro.

Una vez listo, se plantea la duda acerca de qué tipo de pintura usar. Aunque hay quien prefiere el rodillo de lacar o directamente el pincel, lo mejor es usar el spray, principalmente por rapidez, comodidad y porque permite dar un acabado más uniforme.

En cualquier caso, antes de aplicar la nueva pintura, sería conveniente dar primero una capa de imprimación para mejorar la adherencia de la pintura y proteger la bicicleta del óxido. Una vez seca esta primera capa, procederemos a aplicar la pintura esmalte dando al menos un par de manos. Es importante que las capas sean finas y uniformes y en caso de haber elegido trabajar con pintura en spray, debe hacerse al aire libre y protegidos por una mascarilla.

Finalmente, se puede aplicar una última mano de barniz acrílico, a modo de protección. Esta capa debe darse con el bote a menor distancia que las anteriores, para evitar que la superficie quede “rugosa”.

Ya sólo restaría volver a ensamblar todas las piezas y estaríamos listos.

Saber cómo pintar una bicicleta te puede ayudar, incluso, a hacer negocio, vendiendo como “vintage” viejas bicicletas que estaban desechadas para su uso.

Cómo pintar una bicicleta
5 (100%) 1 vote

¿Qué opinas tú?