Cómo pintar camisetas

¿Cansada de ver siempre las mismas prendas en todas las tiendas y de que te resulte imposible encontrar algo que realmente refleje tu personalidad? Hoy estás de suerte, porque puedes aprender cómo pintar camisetas de una forma realmente fácil, divertida y barata y conseguir darle un toque completamente original a tu vestuario.

Cómo pintar camisetas

Cómo pintar camisetas

El primer paso es limpiar a conciencia la prenda. Tras el lavado, como el objetivo es eliminar cualquier resto de productos químicos, es mejor no utilizar acondicionador .

Conviene también prestar atención al tejido de la camiseta, ya que no se pinta igual sobre todas las telas. Las que dan una mejor respuesta a este tipo de trabajo son las fabricadas a partir de fibras naturales.

De esta manera, las camisetas de algodón son la mejor opción para usar como lienzo, aunque no hay que descartar las prendas que mezclan algodón con tejidos sintéticos.

No hay una sola técnica para pintar camisetas. Buscando un poco en establecimientos especializados no es difícil encontrar diferentes productos diseñados a tal fin. Aun así, nosotros nos vamos a centrar en el uso de pinturas especiales para tela, ya que la experiencia indica que son las que mejor resultado dan a largo plazo.

Si usar el pincel te da cierto respeto, siempre puedes acudir a los rotuladores permanentes para tela, con los que también se pueden realizar diseños increíbles.

Para hacerlo más cómodamente, hay que eliminar las arrugas, por lo que no te olvides de planchar la camiseta, de manera que tengas una superficie uniforme sobre la que trabajar.

Una vez la prenda esté bien seca y sin arrugas puedes comenzar a pintar sobre ella con el método elegido, ya sea pintura o rotuladores, aunque colocando algún trozo de cartón en el interior de la camiseta para evitar que los colores traspasen hacia el otro lado.

Si ya has hecho anteriormente trabajos parecidos puedes lanzarte directamente a plasmar el diseño que hayas elegido, pero en el caso de los novatos en la materia no está de más dibujar primero sobre un folio para hacerse una mejor idea de cómo puede ser el resultado final.

Además, aquellos que no sean especialmente habilidosos con el dibujo siempre pueden recurrir a comprar alguna plantilla con un diseño que les guste y que sirva para delinear el contorno sobre la camiseta.

Lo cierto es que el trabajo de pintura posterior no presenta ningún secreto más allá de la pericia que se tenga en llevar a cabo esta tarea. Simplemente consiste en mojar el pincel en el color elegido e ir formando nuestro diseño como si de un cuadro sobre un lienzo se tratara.

A lo que sí habrá que prestar atención una vez terminado el trabajo es a si la pintura necesita fijarse mediante calor o no. Hace unos años este paso era determinante para conseguir que el diseño quedase perfectamente adherido a la camiseta, pero actualmente cada vez son más las pinturas que sólo necesitan de un secado normal.

Tanto en un caso como en otro, lo que hay que hacer es dejar secar muy bien la pintura antes de lavar la prenda por primera vez. En este punto toda prudencia es poca, ya que las prisas de última hora pueden terminar por arruinar todo lo realizado hasta entonces.

Ahora que ya sabes cómo pintar camisetas, tienes ocasión de poner a prueba tu creatividad y conseguir que tus prendas sean totalmente diferentes a las de los demás.  Un diseño único, original y personal conseguirá atraer la atención sobre ti, y, ¿quién sabe si lo que ha comenzado como un juego puede llegar a convertirse en un negocio?

[Total:5    Promedio:4.4/5]

¿Qué opinas tú?