Cómo pintar una casa

Has pedido presupuestos y no te alcanza. Pero ya no puede esperar más. Tu casa necesita un lavado de cara completo, así que te has liado la manta a la cabeza y has decidido que vas a pintarla tú. Por completo.

Sin embargo, esta tarea tiene más trabajo de lo que a priori puede parecer y hay que considerar un buen número de factores para que el resultado final sea el que esperas conseguir.Cómo pintar mi casa

Por eso hoy vamos a explicarte cómo pintar una casa y cuáles son esos aspectos que debes tener en cuenta.

La pintura

Una de las primeras decisiones que deberás tomar es la relativa a los colores de la pintura. Lo normal es no pintar toda la casa de un mismo color, sino elegir uno o dos colores para la fachada, y algunos otros para las diversas estancias de la casa.

Por eso es importante que en cada lugar donde vayan a coexistir dos colores, haya una armonía entre ellos, así como en el conjunto general de la casa. Cualquier establecimiento de pinturas puede sugerirte combinaciones que encajan bien si lo tuyo no es la decoración y necesitas algo de ayuda.

Como pintar una casa es un trabajo que necesita gran cantidad de pintura, no olvides verificar que los distintos colores pertenezcan a un mismo lote, ya que si son de lotes distintos puede haber una ligera diferencia tonal.

Además del color has de valorar la calidad de la pintura. Lo ideal es no regatear e inclinarse por pinturas de calidad media-alta, ya que su rendimiento será superior. Del rendimiento de la pintura, es decir, de la superficie que puedas llegar a pintar con ella, va a depender que debas comprar más o menos botes. Así que, piénsalo dos veces antes de inclinarte por una pintura barata. No siempre sale a cuenta.pintura para mi casa

Herramientas

Aparte de la pintura, necesitarás hacerte con las herramientas necesarias para realizar el trabajo de pintura con un nivel de calidad aceptable. Lo creas o no, el resultado de pintar una casa no es el mismo si se han cuidado todos los detalles que si se han ignorado muchos de ellos. Por eso contar con las herramientas precisas es fundamental para que el acabado sea de buena calidad.

Básicamente necesitas un rodillo -extensible para llegar a zonas de difícil acceso- brochas de distinto tamaño para los encuentros y zonas complicadas, espátulas, un mezclador para poder diluir la pintura y bateas para hacer las mezclas.

Además de este conjunto de herramientas, se necesitan hojas de lija de diferentes grosores y masilla, ya que el trabajo de preparación de la superficie es imprescindible cuando se va a pintar.

Preparación de superficies

Como pintar la casa no es solo paredes y techos, sino que también hay que pintar superficies metálicas, hay que realizar el trabajo de preparación de todos los tipos de superficie sobre los que se va a trabajar.

Tras proteger el mobiliario- si lo hubiera- debes proceder a limpiar todo tipo de rastros existentes en las paredes. Esto se hace pasando el rodillo mojado en agua y posteriormente rascando con la espátula para levantar la pintura existente, hasta llegar al enlucido original.

Todas aquellas zonas que presenten agujeros o imperfecciones deben enmasillarse y lijarse posteriormente para dejarlas totalmente regulares y con un tacto suave.Preparar superficies antes de pintar

Las partes metálicas que vayas a pintar también deben lijarse, para eliminar restos de óxido o de pintura anterior. De no hacerlo así la pintura que apliques ahora no tardará en caerse.

Con estas superficies se procede a imprimar en primer lugar, lo cual se hace disolviendo la imprimación con agua y agregándole cola. Conseguida una mezcla fluida, se aplica con el rodillo y se deja secar.  Después, se lija, y la superficie metálica ya está lista para recibir la pintura.

Cómo pintar mi casa

Llega el momento al fin de aplicar la pintura del color que se haya escogido. Debe cuidarse que la textura al diluirla sea la adecuada, ni demasiado espesa ni demasiado líquida.

Introduce el rodillo y asegúrate de que no gotea al retirarlo. Con el extensor, aplica la pintura en las zonas más elevadas. Deja una zona sin pintar en el área cercana al techo y lo mismo en la más cercana al suelo. Estas zonas se terminan posteriormente con la brocha, que permite un mayor control.

Aplica el rodillo en varias pasadas, de forma que la capa de pintura quede en su mínima expresión y no se agriete. Una vez las paredes tengas un color homogéneo, se deja secar y se aplica una segunda capa, que ya debe presentar el aspecto final.

Una vez hecho esto, se repasan las zonas más delicadas con brocha fina y se completan los encuentros de techos y paredes.

En resumen, para saber cómo pintar una casa hay que tener nociones de todos estos aspectos que hemos señalado, o de lo contrario, el resultado puede dejar bastante que desear.Cómo pintar interiores casa

No acertar en la combinación de colores, no tratar las superficies metálicas, no utilizar las herramientas adecuadas o no llevar a cabo la aplicación de la pintura siguiendo una técnica adecuada puede resultar en un trabajo defectuoso que terminará dando muchos problemas.

Por lo tanto, si no recurres a profesionales y quieres hacerlo tú mismo, asegúrate de seguir escrupulosamente los consejos que aquí te facilitamos acerca de cómo pintar tu casa.

Cómo pintar una casa
5 (100%) 1 vote

¿Qué opinas tú?