Cómo pintar con pintura acrílica

Si quieres aprender cómo pintar con pintura acrílica debes tener muy claro que estás trabajando con un derivado del plástico, con todo lo que ello implica. Aunque puede resultar parecido a pintar con acuarelas, existe una gran diferencia, y es que, una vez seca, esta pintura se vuelve muy resistente al agua.

La gran ventaja de los acrílicos es que son muy versátiles, por lo que hay cientos de cosas que se pueden hacer con ellos y resultan muy divertidos de usar. Realmente, cuando dominas cómo pintar con pintura acrílica, el único límite a las cosas que puedes hacer con esta pintura es tu imaginación.

Cómo pintar con pintura acrílica

Aunque antes de llegar a ese punto, hay que comenzar por el principio. Aquí van una serie de consejos para saber lo básico sobre cómo pintar con pintura acrílica:

  1. Como casi siempre, para obtener buenos resultados hay que preparar la superficie sobre la que se va a pintar. Sobre todo, elimina cualquier pequeño resto de grasa y déjala libre de polvo.
  2. Antes de pintar hay que remover el frasco de pintura para evitar que los colores se sedimenten. Un error muy común es el de limitarse a agitar el bote. Mejor usa un pequeño trozo de madera para remover la pintura.
  3. La pintura acrílica necesita una temperatura media para secarse bien. Si pintas en un día excesivamente caluroso, frío o húmedo, el acabado de tu pintura podría no ser satisfactorio.
  4. Respeta los tiempos de secado entre aplicaciones.
  5. Al elegir colores hay que tener presente que las pinturas acrílicas siempre tienden a oscurecerse una vez se han secado.
  6. Para lograr veladuras de una mayor transparencia, un truquito muy eficaz consiste en mezclar una pequeña parte de barniz con la pintura acrílica.
  7. La pintura acrílica se seca muy rápidamente, por ello es conveniente cerrar los botes en cuanto terminen de usarse. En caso contrario la pintura podría endurecerse y volverse inservible.
  8. Tras terminar el trabajo, limpia sin demora con abundante agua los utensilios que hayas utilizado, de lo contrario, al secarse la pintura, pueden quedar inservibles.
  9. Las manchas son inevitables cuando pintamos, y aunque se tomen las debidas precauciones, en alguna ocasión acabarán afectando a alguna prenda. Si no queremos que se conviertan en permanentes, lava inmediatamente la prenda que hayas salpicado con pintura acrílica o te costará muchísimo más esfuerzo quitarla.

A partir de estos consejos básicos, cómo pintar con pintura acrílica resultará más sencillo. El resto es practicar.

Valora este artículo

¿Qué opinas tú?