Cómo pintar muebles de cocina

Una de las maneras más económicas a la par que sencillas de darle un nuevo look a la cocina es renovando la pintura de su mobiliario. Puede que la primera intención sea simplemente la de cambiarlos por otros nuevos, pero al comprobar por cuanto nos puede salir la renovación, es más que probable que más de uno se interese por cómo pintar muebles de cocina y de ese modo ahorrarse ese pico.

cómo pintar muebles de cocina

Aunque no es una tarea especialmente compleja tampoco es algo que pueda hacerse en un par de horas, así que si te estás planteando esta posibilidad, asegúrate de tener tiempo suficiente para acometer el trabajo con calma.

Cómo pintar muebles de cocina

Para empezar hay que preparar adecuadamente la estancia. Para ello comenzaremos por desmontar las puertas de los armarios y alacenas, así como retirar todos los cajones. Desatornillar las bisagras, pomos y tiradores, y dejar la superficie de los muebles libre de obstáculos, de manera que se pueda trabajar con mayor libertad.

El siguiente paso es limpiar a conciencia los muebles. En la cocina se acumula mucha grasa por lo que es fundamental esmerarse en este trabajo para conseguir el mejor resultado posible. Se puede usar tanto sosa caustica como agua jabonosa, pero en cualquier caso hay que secar muy bien con un paño cuando finalicemos para no dejar ningún rastro del limpiador utilizado.

Este es también el momento de reparar los pequeños desperfectos que presenten los muebles. Rellena con masilla los huecos, ranuras o pequeñas grietas que veas y no te preocupes si no consigues un resultado perfecto, ya que a continuación  tendrás que suavizar toda la superficie del mueble con ayuda de una lija de grano fino. En caso de que el mueble estuviera pintado con anterioridad no hace falta que eliminar el pigmento por completo, pero sí que al menos hay que rebajar el brillo lo máximo posible.

Antes de aplicar la pintura del color elegido resulta conveniente dar una capa de imprimación. Los muebles de cocina sufren muchísimo desgaste al ser limpiados con productos abrasivos, por lo que la imprimación no sirve sólo para mejorar la adherencia de la pintura, sino también para conseguir un resultado más duradero.

Ahora ya sí, estamos listos para armarnos de brocha y rodillo

Por sus singulares características se aconseja pintar los muebles de cocina con esmalte sintético ya que es el que mejor agarre presenta y el que tiene un resultado más duradero. Además, es mejor usar una pintura al disolvente, ya que no absorbe tanta luz y nos evitamos que pueda cambiar de tono con el tiempo.

Habitualmente dos capas de pintura bien extendida son más que suficientes. Lijar suavemente los muebles entre capa y capa (siempre respetando los tiempos de secado que marque el fabricante) para eliminar las impurezas de la pintura mejorará notablemente los resultados.

Y con esto, en esencia habrá finalizado el proceso. Una vez hayamos terminado de pintar será aconsejable esperar al menos 48 horas antes de volver a cocinar para permitir que el pigmento se fije correctamente.

Como se puede comprobar no es necesario tener conocimientos especiales sobre pintura para saber cómo pintar muebles de cocina, ya que cualquiera que siga estos pasos y tenga algo de maña, puede hacerlo. Es cierto que un profesional garantiza resultados excelentes y que una persona inexperta puede que cometa ciertos errores, pero desde luego, tanto si recurres a un pintor como si te decides a hacerlo por ti mismo, siempre resulta mucho más barato que cambiar el mobiliario de la cocina al completo.

Cómo pintar muebles de cocina
Valora este artículo

One Response

¿Qué opinas tú?