Cómo pintar una rosa

Los motivos florales son uno de los temas recurrentes al dar los primeros pasos en la pintura. Concretamente las rosas, suelen ilustrar numerosos cuadros de pintores noveles que empiezan a plasmar sus primeros trazos sobre el lienzo.

Pero pintar una rosa no siempre resulta tan sencillo. Como para casi todo, se requiere cierta técnica, y si ésta no se domina, la frustración por los pobres resultados no tarda en hacer aparición.

Cómo pintar una rosa

Para saber cómo pintar una rosa paso a paso y de forma fácil y rápida, sigue estos consejos, y con algo de práctica, podrás lograrlo en poco tiempo.

El primer paso será comenzar dibujando sobre el lienzo en blanco los trazos básicos de la rosa, con la ayuda de un lápiz o un carboncillo. No es necesario entrar en detalles, un simple bosquejo resulta más que suficiente.

Después de preparar las pinturas, se coge un pincel angular -de manera similar a si se tratase de un bolígrafo- y se introduce su punta en la mezcla de color que dará cuerpo a la flor.

Se comienza a pintar desde el centro, rellenando el fondo sin detenerse en detalles como sombras, luces o formas. Todos estos detalles se irán añadiendo en una fase posterior.

Así, definido el fondo de la flor, se añade un poco de negro al color base y con esa nueva tonalidad se procede a pintar los pétalos. Con pequeños trazos en forma de C se irán dibujando los diversos pétalos, cuyos extremos se superpondrán unos con otros. Cuando se terminen de pintar todos los pétalos se deja secar la pintura un par de días antes de retomarla.

Una vez bien seca la pintura, se vuelven a mezclar los mismos colores pero esta vez con tonalidades más ligeras para las zonas más iluminadas de la rosa y otros tonos más oscuros para las zonas sombrías. Poco a poco se van pintando los destellos de luz en la rosa a la vez que se remarcan las zonas entre pétalos añadiendo toques sombreados.

Una vez se añaden los últimos retoques a la rosa, sólo restaría dejar secar la pintura durante al menos una semana.

Como puede comprobarse, la técnica en sí no encierra una gran complejidad, pero si no se sigue el proceso, los resultados pueden dejar bastante que desear.

Ahora que sabéis cómo pintar una rosa, podéis lanzaros sin miedo a intentarlo.

Cómo pintar una rosa
Valora este artículo

¿Qué opinas tú?