Cómo pintar sombras

Uno de los puntos más importantes a la hora de mejorar la técnica pictórica es saber cómo pintar sombras. Las sombras y las luces permiten generar efectos visuales y agregar innumerables detalles a cualquier obra. Dar mayor profundidad a determinadas formas y objetos y resaltar o esconder alguna de sus partes, dependerán en buena medida de la habilidad que se tenga para jugar con la luz.

Los resultados serán mucho mejores cuánto más practiquemos, ya que alcanzar el dominio de esta habilidad requiere su tiempo, pero para facilitar un poco las cosas a continuación os detallamos una serie de consejos sobre cómo pintar sombras que a buen seguro os serán de una gran ayuda.

Cómo pintar sombras

Cómo pintar sombras

Se debe comenzar por analizar detenidamente la escena que se va a pintar. Es fundamental prestar atención a cómo incide la luz en los objetos y cómo estos proyectan su sombra. Esto lo iremos reflejando en pequeños bocetos que nos servirán de base para el trabajo posterior.

En caso de estar trabajando al aire libre las sombras irán variando con el movimiento del sol, por lo que se debe repetir el proceso durante varios días, siempre a la misma hora, para encontrar las sombras en la misma posición.

Para realizar los bocetos de las sombras se pueden utilizar diferentes técnicas, pero lo mejor es usar alguna de aquellas que pueda volver a ser recreada cuando pintemos. De esta manera, lo mejor es trabajar en tres fases.

En una primera nos centraremos en las sombras creadas por un objeto que bloquee la fuente de luz. A continuación, habrá que fijarse en aquellos objetos que bloquean sólo parcialmente la fuente de luz, como por ejemplo la rama de un árbol. Y por último habrá que localizar los objetos que tienen cerca una sombra. Estas sombras nos permitirán distinguir entre elementos conectados y cercanos.

Marcaremos estas distintas sombras en los bocetos remarcando las características de la iluminación mediante pequeñas notas que serán de gran ayuda a la hora de reconstruir la escena mientras pintemos.

Una vez hemos comenzado a llenar de color los bocetos, las sombras irán cobrando vida poco a poco. Una de las claves de cómo pintar sombras es saber que las sombras conservan su color real, por lo que no basta con pintarlas simplemente de negro. Las sombras apagan los colores vívidos, haciendo que adopten tonos carmesí, morados o verdes oscuros. Por tanto, para pintar sombras realistas, hay que mezclar colores sobre la paleta y experimentar nuevas combinaciones, pues sólo con la práctica se logra ver cuales funcionan mejor.

En este punto serán de gran ayude los apuntes que se hayan tomado durante la realización del boceto, pues proporcionarán una información vital para mezclar adecuadamente los colores.

Por otra parte, el otro gran pilar para saber cómo pintar sombras es lograr que la fuente de luz venga de una dirección identificable por las personas que miren el cuadro. La manera de lograr esto es la de mostrar sus efectos sobre los objetos que pueblan nuestra escena. Así, por ejemplo, si estamos pintando un día nublado o hay múltiples focos de luz, ésta aparecerá muy difuminada, pero si pintamos un bodegón con un fuerte foco de luz situado en la parte superior del cuadro, entonces las sombras debajo de los objetos deberán ser potentes y con una fuerte presencia.

Finalmente, la interacción de la luz con los objetos deberá plasmarse mediante reflejos allá donde la luz rebote. En este punto conviene saber que las superficies oscuras absorben la luz, mientras que las brillantes la reflejan. En nuestras pinturas esto significa que habrá que agregar puntos de color allá donde haya superficie planas y lisas.

Cómo pintar sombras de manera realista requiere bastante más que una serie de consejos teóricos, así que la mejor forma de lograrlo es ponerse a practicar de inmediato.

[Total:3    Promedio:4.7/5]

¿Qué opinas tú?