Cómo pintar latas paso a paso

Hoy vamos a contarte cómo pintar latas paso a paso. Un proceso sencillo y entretenido que te permitirá dar un nuevo aire a esas latas viejas que tienes por casa. Además es una actividad perfecta para hacer con niños.

En ocasiones nos encontramos latas vacías por casa que, en lugar de acabar en la basura, podrían hacernos un buen apaño si las reciclásemos. Las latas de galletas, latas de refresco o latas de nesquik, por ejemplo, son ideales para estas manualidades.

Por ejemplo, podríamos usar alguna de estas latas en vez de usar los clásicos botes de porcelana o cristal para guardar el arroz, las legumbres o como lapicero para nuestro escritorio.

Cómo pintar latas

Está claro que ponerlas tal cual están no quedaría demasiado bien, pero con estos consejos cualquiera puede conseguir crear unas bonitas latas pintadas, que además quedarán bonitas en cualquier estantería.

Cómo pintar latas paso a paso

El primer paso que debemos seguir a la hora de pintar una lata es limpiarla a fondo con jabón y agua. Después la enjuagamos y secamos rápidamente. Meterlas en el lavavajillas no es en absoluto recomendable, pues podrían oxidarse.

Si la lata fue abierta con un abrelatas, no está de más, como precaución, lijar el borde con papel de lijar o una lima de grano fino hasta que que no haya peligro de que pueda producirte un corte. Sobretodo si vamos a realizar esta actividad con niños

Otro punto muy importante a tener en cuenta sobre cómo pintar latas, es que para conseguir que la pintura se fije bien al metal resulta conveniente frotar primero la lata con papel de lija. En caso de aplicar la pintura directamente sin dar este paso, corremos el riesgo de que la pintura se agriete o descascarille mucho más rápido.

Tras frotar con el estropajo conviene pasar un paño húmedo para retirar los posibles residuos y esperar hasta que la lata esté bien seca antes de empezar a pintar.

Habitualmente con un par de capas de pintura acrílica será más que suficiente, aunque siempre se puede dar alguna capa más si resulta necesario hacer alguna rectificación. Eso sí, para conseguir un buen acabado es necesario dejar secar la pintura entre capa y capa siguiendo las instrucciones del fabricante.

Un truco muy sencillo para crear cenefas o patrones es utilizar cinta de carrocero para tapar ciertas partes de la lata antes de aplicar un determinado color y no fiarlo todo a nuestro pulso.

Si la parte interior de la lata está “plastificada” no hará falta pintarla, pero en caso de que no sea así, tocará aplicarle una capa de barniz para evitar que con el tiempo termine por oxidarse.

Materiales necesarios para pintar latas

  • Latas: Por supuesto, sin ellas no tenemos que pintar.
  • Papel de lija: Fundamental para preparar la superficie de la lata antes de pintar.
  • Lima: Para eliminar los bordes cortantes fácilmente si la lata fue abierta con un abrelatas.
  • Pinceles: Para este tipo de trabajos lo mejor son los pinceles de pelo sintético. Con uno plano para las zonas más amplias y uno redondo más pequeñito para los detalles debería bastar.
  • Pintura: Una buena pintura acrílica nos dará el mejor acabado en este tipo de superficies.

Cómo pintar latas de aluminio

El aluminio es un material que se puede pintar perfectamente pero debido a sus características debemos tratarlo antes para conseguir un buen resultado.

El proceso es exactamente el mismo que para pintar latas metálicas, la única diferencia es que una vez pulido, tendremos que darle una capa de imprimación para aluminio (importante que sea para aluminio) para que la pintura quede bien adherida al material.

Una vez secada la capa de imprimación podremos pintar normalmente con pintura acrílica o esmalte sintético.

Realmente, cómo pintar latas no es tan difícil, y resulta un modo original y creativo de darles un nuevo uso. Todos aquellos amantes del reciclaje y de otorgar a los objetos una segunda vida útil, seguro que encontrarán muy práctico este breve tutorial de cómo pintar latas.

[Total:103    Promedio:4.3/5]

2 Comments

  1. Irmela Eckermann Ludwig

¿Qué opinas tú?